Comparte un enlace con tus seguidores:

Vistos en el Twitter en las Primeras 24 HORAS:  1104 (24 horas)
Entradas directas para lectura de esta Nota:
contador de visitas para web

Cd.México, México, 28/03/2017

Los profesionales solo discuten el desconocido. De lo demás... informan.


El Frontón México II

/...

Cuándo en el 15 marzo publicamos la nota con título idéntico, lo hicimos en la creencia de que aún podrían ser de alguna utilidad las recomendaciones que estábamos en la disposición de ofertar al casino del nuevo viejo Frontón México. Pensábamos que el casino aún sería un proyecto. Al final ya estaba acabado y operando.

Ha sido inaugurado sigilosamente, para no herir las finas susceptibilidades de la fauna anti casinos. ¿Quién será la mentalidad suburbana que ahora recomienda a los casinos sacar sus luminosos, sus nombres, borrar de las fachadas la palabra “casino”? Negocios en el oscurito, es el estilo. México no progresa. México degradase con tales visiones evolutivas. Algunos establecimientos ya abolieron sus vestigios lumínicos, están ahora bien disimulados entre los clandestinos.

No será este el caso del “casino” del Frontón. Tener o no tener luminoso seria indiferente. Es una muerte fetal, sin expresión o interese dentro del contexto casinero de la ciudad. No servirá de ayuda económica a la explotación del frontón, bien al revés será otra área deficitaria para agrandar el problema general.

Años pasados escribimos una nota dudando que en el área del edificio pudiera caber todo lo que estaba anunciado para su rehabilitación. Sería necesario un milagro arquitectónico que no apareció. La solución de 3 pisos de pequeñas áreas, no funciona. La regla para un casino vertical es que cada piso deberá tener la amplitud necesaria a un casino completo, incluidos todos los anexos y servicios complementarios.

Otro detalle obligatorio para un establecimiento de suceso en la zona en que este está inserido, sería la necesidad de crear algo excepcional, algo de espectacular que motivase los frecuentadores de los casinos de la zona de oro de la ciudad (Insurgentes Sur) a visitar una zona que está ubicada en la frontera entre la zona amarilla y la zona roja para el juego legal, de su lado de la ciudad. Para el objetivo, el Paseo de La reforma termina en el Caballito y en la Plaza de la República el mismo edificio del Frontón hace la frontera. Relativamente bien su frente, muy mal la trasera para la Calle Thomas Edison con su enorme y abrumador paredón.

Quiénes se crean que un “casino” se hace con cuatro paredes y unas maquinitas alquiladas, rápido se dará cuenta en su bolsillo de cuanto estaba equivocado.

Una vez más les ganó el amateurismo, el improviso, la sabiduría de los ignorantes. De nada ha valido el apapacho de la DGJyS, superiores responsables por la supervisión de los establecimientos de la especialidad que no tienen ni en sus reglamentos ni en sus plantillas del personal gente competente para evaluar un proyecto, insignificante que sea.

Del “Gran Casino Frontón México” quedará para la historia y la memoria una imponente barda estilo “aluminio rococó” resguardada por tres simpáticos guardianes, estilo “zombis”.

Foto de: El Universal





Comparte un enlace con tus seguidores: