Comparte un enlace con tus seguidores:

Vistos en el Twitter en las Primeras 24 HORAS:  998 (24 horas)
Entradas directas para lectura de esta Nota:
contadores de visitas

Cd.México, México, 01/11/2017

LA PATRIA ES PRIMERO


"Sin Prisas"

/...

El Senado analiza la Ley para Casinos…

De esta vez cabe al senador Félix González Canto hacer el “entertainer” en la comedia de aprobación de la “nueva ley” de juegos y sorteos, encajonada en el Senado desde finales del 2014. Dice el esforzado senador:

“Se está analizando sin prisas y con todo el tiempo que se requiera, para que cumpla ese propósito principal de reglamentar lo ya existente, y que no afecte algunos sectores de la economía mexicana como el turismo”

Esto exgobernador de Quintana Roo que, cómo podrá leer aquí, dejó su Estado con una deuda histórica por 20 años, y se ha destacado por su opacidad en el manejo de los recursos públicos, con abierta inclinación para colocar a sus familiares en los cargos donde se maneja el dinero, debería estar a expiar culpas de su liviandad y no estar a cubierto del estatuto de senador (por Quintana Roo), con la impunidad que eso representa.

Esto senador de “mecha corta”, que no tiene problema en agredir físicamente a quién no le agrade, es quién ahora viene a justificar la vergonzosa tardanza de discusión de la Ley Federal de Juegos con Apuestas y Sorteos ya aprobada por la Cámara de Diputados a finales del 2014, con la sínica observación:

“Se está analizando sin prisas y con todo el tiempo que se requiera…”

¿Y quién determina “el tiempo que se requiera”? ¿La inepta clase política? ¿Se hacen responsables los irresponsables? El tiempo que se requiera… ¿para qué? ¿Para los ajustes de los compadreos? ¡10 años! Diez años lleva la Industria del Juego exigiendo una Ley aproximada que sea a las exigencias de los nuevos tiempos y ahora aparece un señor de dudable reputación a decirnos que “no hay prisas”. ¡Qué poca madre!

¿Y México cómo Nación, no tiene prisas? Si el TLC descarrila, si por eso las maquiladoras, la agricultura, la pecuaria y otras áreas de la economía mexicana entran en crisis profunda, veremos cómo la Federación sí que tiene prisas. El vecino del norte podrá entretener las negociaciones hasta conocer los resultados electorales del 2018 y, si el resultado no le agrada, salirse del tratado e inventar más mil problemas anti mexicanos y anti México. Toda la recaudación hacendaria será poca. Las prisas de entonces serán muchas y el tiempo de discutir la Ley u otra nueva Ley, poner en marcha todo el nuevo sistema y comenzar a cosechar los resultados tardará unos 2 a 3 años, con la irresponsabilidad con que aquí se trabaja. ¿No le parece señor senador que mejor sería prevenir?

Además en sus declaraciones el senador no sale de las banalidades de la costumbre, escuchadas y leídas a lo longo de los años:

- El impacto que la industria de los casinos pueda tener en el sector turístico.

El impacto ya es conocido. Ya existen hoteles con casinos en número suficiente para concluirse de su interese o no interese.

- La creación del Instituto Nacional de Juegos y Sorteos.

Siendo el Instituto un órgano de la Secretaría de Gobernación con dirección por ella nombrada todo queda igual, llámese desconcentrado o no.

- Clausurar establecimientos que no tengan permisos.

Hoy ya los clausura, si quiere hacerlo.

- Sustituir los permisos actuales por los que sólo autoricen un establecimiento.

Irrelevante. La DGJyS tiene carpetas en separado para cada sala. Tener un papel autorizando 50 salas o 50 papeles autorizando cada uno una sala, da lo mismo.

- Prohibir el acceso a los establecimientos a menores de 21 años.

Irrelevante. Además de ser una medida inconstitucional, la adicción la consiguen en los clandestinos o en el online. Para los casinos no es segmento de interese mayor.

Nada de nuevo, todos estos temas ya los hemos referido con detalle una y otra vez. Estos son comentarios muy resumidos.

Lo que habría necesidad de ver en la próxima legislación sería una verdadera actualización de procedimientos al nivel nacional y una organización creíble al nivel internacional, que comenzaría por:

1 – Determinación del número de máquinas de juego aceptables en cada Municipio y Entidad. Algo parecido a un estudio que hicimos en el 2011 y que publicamos varias veces.

2 – Clasificación de los establecimientos que podría comenzar por Salones de Juego y terminar en Casinos clase "A". Establecer características obligatorias para cada clase. Para los casinos clase "A" solo instalaciones posibles por concurso público internacional en ubicaciones previamente determinadas por el Instituto.

3 – Clasificación de las máquinas por tipos, según padrón internacional. Acabar con las clasificaciones tercermundistas de “mini casinos”, “maquinitas chinas”, “desplumaderos” y muchas otras.

4 – Acabar con el sobregravamen hoy posible de exigir por los Estados, Municipios, Secretaria de Hacienda, JyS, y que con facilidad se tornan en escandalosas extorciones legales, además de todas las otras ilegales bien conocidas, y que las administraciones centrales son incapaces de frenar.

5 – Con los números 1 y 2 de esto grupo de 5 notas perfectamente establecidos, sería posible acabar con otro ridículo nacional que es un Municipio o un Estado decidir no querer establecimientos de juego en su territorio o, aún peor, desmantelar y clausurar casinos legalmente instalados.

Sin estos 5 principios básicos la Industria del Juego Presencial en México no dejará de ser una triste imagen del poder organizativo nacional.

Y todo esto con carácter de urgencia.

Con prisas, muchas prisas.





Comparte un enlace con tus seguidores: